martes, 11 de febrero de 2014

Narracion: Mí visita a Nazaret 1



Narración: Mí visita a Nazaret 1


Serie: Mis viajes hacia  atrás
 
Hace varios meses  que deje de escribir la serie de mis viajes para atrás debido a circunstancias difíciles que tuve que confrontar que motivaron mi concentración en la escritura del gran mandamiento.  Ahora ya mas aliviado regreso  nuevamente  con mi mente al pasado.
Si se da el caso que no estás familiarizado con mis viajes,  antes de proseguir debo aclarar algo prioritario.  Junto con las facultades de poder regresar en el tiempo y espacio,  así mismo se me concedió el poder hablar las lenguas o  el idioma de la gente que alternaría y de vestirme a la usanza de la época, y de tener el  corte del cabello de ellos de tal manera de poder pasar desapercibido cuando tuviera que convivir con ellos, y  si bien mi apariencia seria igual al de ellos, de  igual  manera no estaría libre de las enfermedades y peligros.
Lo que si mantendría mi intelecto para comprender los componentes de su civilización y de aceptar su manera de vivir, por mas diferente que fueran  de la mía, siglos adelante.
Se me prohibió, vía de ser mi y último viaje, el de criticar, aconsejar o sugerir, cualquier forma de pensamiento, ajeno al de ellos y que no fueran originados por ellos mismos; porque  a la historia  le es imposible  por si misma de  poder cambiar el devenir de los sucesos.
Mi deseo ahora en este nuevo viaje era  poder encontrarme en algún momento con mi Señor Jesús. Ya tenía planificado mi viaje, y la información bíblica resulta de suma importancia para el plan de viaje y el orden de visitas.
Cuando nació Jesús Palestina formaba parte del Imperio Romano, aunque gozaba de gran autonomía y tenía su propio rey, en ese momento Herodes llamado el Grande cuyo reinado nació en medio de guerras y crímenes y se desarrolló de manera igual de sangrienta (Herodes ordenó asesinar a casi la mitad de su familia), aunque fue un buen administrador que dejó las arcas llenas y modernizó enormemente su reino con un enorme plan de infraestructuras. Eso si todo bañado en sangre.
Los judíos profesaban toda la misma fe, pero estaban divididos entre ellos por múltiples razones de carácter social, político, religioso
El Nació en Belén, pueblo que  se encuentra a 8 km al sur de Jerusalén.  José y María se refugian por unos años en Egipto de la furiosa persecución de Herodes.
De regreso en Palestina,  se establecieron en Galilea.
Jesús también  paso su niñez y juventud en una aldea de la montaña,  en el obscuro y despreciado pueblo de Nazaret  situado al noroeste de Naín, en la región de Galilea.



 Jesús habito en diferentes lugares durante su ministerio;  Y durante los intervalos que transcurrían entre sus viajes de un lugar a otro, Jesús moraba en Capernaum, y esta localidad llego a ser conocida como su ciudad, pues se prestaba muy bien para ser el centro de su obra de predicación, curación y salvación.
 En Betania Jesús hallaba con frecuencia descanso en el hogar de Lázaro porque  no tenía hogar propio, pues  dependía de la hospitalidad de sus amigos y discípulos y en este hogar encontraba una sincera, amorosa y  bienvenida y amistad  
Entonces recordemos que Jesús nació y vivió en el espacio del Oriente Medio llamado aun hoy Palestina (país de los filisteos). Desde el año 64 a. C., esta región formaba parte del imperio romano. Históricamente ha recibido diferentes nombres: Judea, Canaán, Israel, Tierra Santa, etc. (aunque cada uno de ellos alude a realidades geográficas difusas y no estrictamente coincidentes).
Su extensión es de unos 30 mil km² con la forma de un trapecio cuyas bases miden 40 km en el extremo norte y 140 en el sur, con una altura de unos 250 km. El mar Mediterráneo lo limita al oeste, y el valle del río Jordán al este. Es de gran importancia estratégica por ser paso de comunicaciones y comercio.
La región es atravesada de norte a sur por un sistema montañoso de escasa elevación.
El río Jordán discurre paralelo por la vertiente oriental, con una longitud de 118 km en línea recta desde su unión con el último afluente hasta el mar Muerto, pero con un recorrido real de 320 km ya que desciende en forma zigzagueante, conformando meandros que le dan desde la altura la apariencia de serpiente. Su presencia determina la existencia de una fértil llanura que  contrasta con el resto del territorio.
Jordán significa ‘el que baja’ porque pasa de una altura de 520 metros en su nacimiento a una de 392 m bajo el nivel del mar cuando desemboca en el mar Muerto.
Palestina estaba dividida en cuatro provincias: Galilea, Samaria, Judea y  Perea .
Me dirigí a mi estudio convertido  ahora en mi personal aeropuerto y emprendí el retorno a la región de Palestina, y específicamente a Nazaret. Decidí llegar primero a esta ciudad debido a que el apóstol Mateo escribe  que   José y María, al regresar de Egipto y  José  oyendo que Arquelao reinaba en Judea en lugar de Herodes su padre, tuvo temor de ir allá; pero avisado por revelación en sueños, se fue a la región de Galilea,   y vino y habitó en la ciudad que se llama Nazaret, para que se cumpliese lo que fue dicho por los profetas, que habría de ser llamado nazareno.
Para conocer históricamente  a una persona es muy importante conocer el contexto en que se ha desarrollado su vida. No es lo mismo haber nacido en un país que en otro, en una cultura que en otra, en una situación política o en otra. Todas estas circunstancias nos condicionan poderosamente y configuran  mejor nuestra mente.

Jesús nació y vivió  como hombre entre el pueblo judío en una situación concreta y con una misión muy difícil y en extremo importante.  Pasó la mayor parte de su vida en Nazaret  y en   una pequeña región del oriente romano llamada Galilea. Siempre habrá  hay algo que todos deseamos se cumpla en nuestras vidas antes de morir; para mí ya  ha sido ya poder conocer a Dios como enseña la Biblia. Ahora extiendo también mi deseo de ver a Jesús en persona en este viaje imaginario hacia atrás.
Alguna  elucubración o reflexión antes de regresar:
Me imagino ver  a José como el joven pretendiente que acude a la casa del padre de María, cuando vivían en Jerusalén   portando una suma de dinero y un contrato de esponsales, llamado shitre erusin (redactado por las autoridades y costeado por el futuro novio), y un pellejo de vino.
En cuanto entraba en una casa un joven portando estas cosas ya se sabía a qué venía.
Entonces el pretendiente discutía con el padre de la chica y con los hermanos mayores el precio acordado para poder desposar a su hija.  María accedió  entonces hubo  acuerdo,  María y José   y el sellaron  su acuerdo de esponsales bebiendo de misma copa de vino, mientras se pronunciaba una bendición. Desde ese momento y hasta doce meses después tuvo  lugar los esponsales.  El momento del inicio de los esponsales se marco  con un regalo de boda (o mohar.
Desde  el inicio de los esponsales, la novia fue tratada como si realmente estuviera casada.
La unión no podía disolverse excepto por un divorcio legal; el incumplimiento de la fidelidad era tratado como adulterio; y la propiedad de la mujer pasaba virtualmente a ser del esposo, a menos que expresamente renunciara a ello.
Es en estos 12 meses cuando el ángel se le apareció a María diciéndole que dará a luz a Jesús. Posteriormente José al regresar a la ciudad  de Nazaret  de descubre que María estaba encinta, y es cuando él decide dejarla secretamente para no lastimarla de acuerdo a la ley.
Los matrimonios se realizaban preferentemente  entre jóvenes, por lo que se estima que ambos eran adolescentes. Quizás José mayor con 16 años y María de solo 15 años.
Después de que nace Jesús, parece que se quedaron un poco más de tiempo viviendo en el pueblo de Belén, tanto para la recuperación de María como del recién nacido.

Ahora bien, los tres escapan a Egipto  del asedio de Herodes y viven  allí por lo menos 5 0 7 años, es decir que para efectos de mi viaje, prefiero fijar el tiempo de mi llegada antes del cumplimiento de sus 12 años. Ya sabía por la historia bíblica que  cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor  (Como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abriere la matriz será llamado santo al Señor,
Y para ofrecer conforme a lo que se dice en la ley del Señor: Un par de tórtolas, o dos palominos.
 Y he aquí había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre, justo y piadoso, esperaba la consolación de Israel; y el Espíritu Santo estaba sobre él.  Y le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viese al Ungido del Señor.
 Y movido por el Espíritu, vino al templo. Y cuando los padres del niño Jesús lo trajeron al templo, para hacer por él conforme al rito de la ley,  él le tomó en sus brazos, y bendijo a Dios, diciendo: Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, Conforme a tu palabra;
 Porque han visto mis ojos tu salvación,  La cual has preparado en presencia de todos los pueblos;  Luz para revelación a los gentiles, Y gloria de tu pueblo Israel.    Y José y su madre estaban maravillados de todo lo que se decía de él.
Y los bendijo Simeón, y dijo a su madre María: He aquí, éste está puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha
(Y una espada traspasará tu misma alma), para que sean revelados los pensamientos de muchos corazones.
Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad muy avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su virginidad,
 Y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones.
 Esta, presentándose en la misma hora, daba gracias a Dios, y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención en Jerusalén.
Siendo María y José pobres no tenían dinero para disponer de un cordero de un año para la respectiva expiación y solo llevan un palomino y una tórtola. Lo interesante de todo es que Jesús no fue concebido en pecado como el resto de la gente; y no requería perdón alguno,  pero por estar bajo la Ley, se tenía que cumplir este mandato.
La Biblia también nos dice que  después de haber cumplido con todo lo prescrito en la ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret.  Y el niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él. El siguiente episodio es cuando Jesús ya tiene 12 años de edad y asombra a los doctores de la Ley su enorme conocimiento e inteligencia.
Estaba tan ansioso de llegar que no estaba ya tan seguro si había hecho lo correcto y si había en mi mochila mi atlas de la época en caso que me perdiera por esos caminos.
Lo que si  hice como era mi costumbre antes de mis viajes, me tome  un desayuno como si fuera a ser el último y muy parecido a los desayunos tipo bufete que nos dan en los hoteles cuando se sale de vacaciones. Luego de descansar brevemente sentado en mí estudio, haciendo un poco de tiempo, y como que me relajaba antes de salir, me venía ciertos pensamientos relacionados con Jesús y lo poco que se conoce de El  antes de su vida adulta. Me di cuenta que Dios escribe acerca de los espacios de tiempo de una manera opuesta a lo que nosotros estamos acostumbrados a hacerlo. Recordé lo que El dice que para Él un día es como mil años y mil años como un día. También pienso que para Dios  lo relatado acerca de la infancia de Jesús  lo considera suficiente, pero si mucho más importantes  son los a años de su vida adulta, y por eso nos amplia los relatos para darnos el Evangelio de Jesús. Mirándolo bien, esta práctica tiene mucho sentido común. La vida del niño Jesús trascurrió  igual que la vida de cualquier niño de Nazaret.
Mira la vida de Estein, por nombrar a un extraordinario personaje. ¿De qué sirve prácticamente saber de su infancia?  Su vida adulta si fue importante para el progreso de la ciencia.
Lo que sucede con nosotros es de que somos muy curiosos y queremos saber todo hasta en los mínimos detalles. También estamos alienados  por la sociedad, pero  tenemos que reconocer que la vida de Jesús no tiene nada que ver de la manera que vive la gente. El pese a ser Dios en la carne, no uso para nada sus atributos, hasta el tiempo definido en que inicio su ministerio.
El nunca fue una especie de Superman, novela ficticia con la cual la cinematografía nos entretiene;  el cual también siendo un Súper Niño, asombraba a la gente con sus proezas. Sé que la comparación es tonta, pero apunta a recordar que Dios tiene su razón para no revelar en la Biblia ciertas cosas y dar énfasis en otros fundamentos.
Llegue a la ciudad de Nazaret del primer siglo. Observe que Nazaret era pobre y  un desconocido rincón de la tierra de Israel, nunca mencionado en el Antiguo Testamento. Nazaret, que en hebreo significa “la flor” es como  una pequeña aldea del interior de Galilea en la que viven   apenas unas 60  familias. Confirme lo que dice en el Evangelio,  que Nazaret es llamada ciudad, del griego "polis", no pueblo del griego "comé", lo que indica que ya entonces tiene  un cierto tamaño, con algunos cientos de habitantes.
 Por estar el pueblo  asentado en una colina, los campesinos usan como casas las grutas excavadas en las laderas. La pobreza es extrema.
Las “propiedades” de aquellas familias no pasaban de un par de esteras de paja, algunas vasijas de barro en las que se guardaba el grano y el aceite, y algún que otro animal.  Nazaret tenía fama de rudo y primitivo, todo lo contrario a Jerusalén. Me aloje en la casa del rabino que estaba encargado de la única sinagoga del pueblo, que se llama Adiv que significa amable. La verdad que hizo merito a su nombre porque me dio alojamiento y se convirtió en mi guía personal.
La construcción  de su casa está formada por dos habitaciones y un patio, que incluye  una cisterna excavada en piedra y donde se almacenan  el agua de la lluvia. Es la mejor casa del pueblo. Llegada la noche, después de cenar legumbres  cocidas en  aceite de oliva con pan sin levadura, le explique en detalle quien era, que me llamaba Hadid que era un mercader que trabajaba en Damasco, y estaba en visita de negocios en una caravana cerca de Jerusalén.
Además le dije  que también estaba de paseo tratando de conocer la cultura judía.
Luego de conversar de generalidades le dije-Adiv, necesito que me ayudes a encontrar a José que tiene como oficio la carpintería. -eso no será ningún problema, porque él es un amigo personal. Si así lo deseas mañana podemos ir a su casa. Y que de Jesús pregunte.- Adiv  agrego el es un buen chico próximo a cumplir sus 12 años, y ayuda bastante a José en la carpintería. María cocina y cose muy bien. Mañana comprobaras lo que te comento de ellos.
Antes de acostarnos para dormir yo descargue de los lomos de mi camello los presentes que le llevaba a Adiv y también los que llevaba para José, María y Jesús.
Adiv se quedo boquiabierto cuando vio mis regalos. Le llevaba una gran alfombra persa de varios metros, creo que era de 2.5 x 5 metros especiales para adornar la sinagoga, y otros artículos personales. También aceites, frutas secas, esencias, pergaminos traídos de Arabia.
Al día siguiente muy temprano fuimos al encuentro de ellos. No puedo negar que me sentía sumamente nervioso y también ansioso. Íbamos caminando con el camello cargando lo regalos.
Yo no hacía nada más que pensar en el encuentro con Jesús; sabía que todavía era un muchacho  de 11 años, pero igual estaba muy emocionado de poder  ver al Hijo de Dios. Que tal privilegio para mí. Hice un gran esfuerzo por controlar mis emociones, porque Adiv todavía no tenía claro la verdadera personalidad de Jesús, y yo estaba prohibido de deslizar cualquier concepto o información que no saliera de ellos mismos.
La casa de José solo estaba a una  hora y media  caminando de la sinagoga, y yo la divise desde lejos, y otra vez sentí  como que el corazón se me alborotaba. Ya estando muy cerca  y de veras me sorprendió que la casa de ellos si bien era como las otras del pueblo, se podía apreciar que estaba mejor edificada con dinteles de madera, con buenas puertas de acceso a la casa y al taller
 de  carpintería. Cubría la casa el típico techo de paja bien arreglado. Como todas las casas del lugar atrás estaba el patio para la cría de aves y otros animales para su consumo.
Llegamos a la casa y ellos salieron a recibirnos. Yo llevaba entre mis cosas de primeros auxilios unas pastillas para el dolor y para tranquilizarme, la cual trague una sin que lo notaran.
Estaban parados primero José luego María y por ultimo mi Jesús. Hubiera dado lo que sea si hubiera podido tomarles una foto  y tenerla frente a mí en el escritorio de mi estudio. Locuras que se me ocurren de vez en cuando.
Ya más calmado vi como Adiv se abrazaba con José y saludaba cariñosamente a María (después supe que él era también de Belén y quizás parientes lejanos).
Luego Adiv me presento ante ellos, y les dio mis referencias de mercader, y que estaba de paseo conociendo la cultura judía.
Luego vino lo que estaba esperando, José se me acerco y me dijo -Slhalom  y me hizo una venia  con la cabeza  y la bienvenida a su  hogar, lucia con el cabello medianamente recortado, era alto delgado pero musculoso, debido a sus tareas del campo como jornalero aparte de carpintero.
Luego se acerco María  cubierta su cabeza, cuello y hombros con un manto blanco bordado  quizás  por ella misma, que cubría sus cabellos Ella hizo una inclinación con la cabeza a manera de respeto para sus visitas.  Luego se acerco el joven Jesús para saludarme y también darme la bienvenida. Me miro fijamente, al contrario de María que casi no me vio por la manera que se estila con el trato con las mujeres; y esbozo una sonrisa que a mí me pareció haber  sido la sonrisa más importante y carismática, jamás recibida de alguien. Me contuve de abrazarlo. 
Luego lleve a mi animal a la parte de atrás  de la casa, y Jesús le dio agua. Luego nos lavamos los pies para entrar a la casa. Por dentro la casa se veía humilde pero arreglada; tenía tres ambientes  medianos  en uno de ellos estaba lo que era el comedor sin mesa ni sillas como ahora se usa, sino que se veía varios tapices unidos  en el suelo a manera de mesa de acuerdo a la usanza de la época. Al fondo estaban ubicados los dormitorios. Se dormía sobre paja y se cubrían con pieles de animales y otros. En el segundo ambiente al lado izquierdo se encontraba la cocina. Para cocer los alimentos María disponía de una base  gruesa de barro cocido con adobes  a los costados, y encima de ellos tenía dos varas  cruzadas de metal donde se colocaba las ollas de barro. En el espacio que hacían los ladrillos de barro se colocaba la leña para el fuego.

En el tercer ambiente estaba la carpintería. Afuera el patio con el pozo de agua.
Yo me encontraba en un estado de gozo de tal magnitud que no recordaba haber estado así antes, y estaba ansioso por entregarles los regalos que les había traído.
Me acerque a Adiv y le pedí que les dijera a ellos que se sentaran en la alfombra un momento para entregarles los presentes. Los observe que hablaron con él y se sentaron con cara de desconcierto. Antes de esto yo ya había descargado  los regalos del camello. Yo estaba emocionado y muy contento de poder estar allí con ellos.
Empecé por entregarle a José las cosas que le  había traído: una  especie  de garlopa  que es un tipo de cepillo de carpintero para enderezar la madera y que era la  novedad  en los carpinteros en Roma. Además  de un variado juego de martillos, cinceles y una  plomada con cuerda útil para su oficio. Además le entregue un pellejo  de cabra con  vino  de   Valencia. Y un manto gris de lana de oveja. Y varias  túnicas.  Deje a José disfrutando de sus regalos.
Luego le entregue a María los suyos: vestidos, túnicas, un manto grande de lana de oveja,  lana, lino, aceite del Asia Menor, perfumes de Palmira, jengibre, canela, piedras preciosas de Arabia y candeleros de aceite de Grecia, ollas de barro cocido y pulido de Egipto.
Ella se mantuvo inmóvil y mirando los regalos que yacían en la alfombra.
Jesús esperaba su turno con curiosidad y le entregue: varios juegos de túnicas y  vestidos pergaminos de la Tora de Alejandría, tapizados de Babilonia, pinturas de Roma, higos, nueces y valsamos de Damasco un manto sin costura  tejido de  pelo de cabra teñido de color purpura de una raíz tan fina que no desteñirá jamás aun le caigan intensas lluvias,   con la marca de una estrella cocida en su interior, que demuestra a ser una pieza de  superior calidad.
Y para la casa baje del camello varias alfombras persas que cubrirían el  piso comedor y dormitorios.
Todos guardaron silencio desplazando su alegría por un momento, José se levanto  y me dijo: Hadid ¿por qué haces todo  esto  sin conocernos ¿ Y qué es lo que tú buscas y  deseas de nosotros?
Yo entonces  también  les dije lo siguiente:
 Estoy preparado para responderles porque esperaba sus cuestionamientos (no podía revelarles la verdadera razón de mi presencia allí). Lamente terriblemente  no poderles decir la verdadera razón de mi viaje, y no poder decirles que como creyente los amaba sin  cononocerlos físicamente, y que ansiaba verlos como eran en persona.
Mas estuve obligado por las circunstancias a usar una historia ficticia que calmara sus sospechas hacia mí y me recibieran en su hogar por  un tiempo más hasta que Jesús cumpliera los 12 años, unos meses más adelante.
Reanude mi argumentación, ellos se sentaron juno con Adiv :  Les dije:  Todo sucedió hace dos años cuando viajaba como mercader  en una gran caravana trabajando para un gran comerciante llamado Hadad. Se me destino una mercancía para ser vendida en Jerusalén y otros lugares incluyendo Belén. Estando muy cerca de Belén, nuestra caravana fue asaltada por unos ladrones beduinos. Robaron todas las mercancías, los camellos, burros y caballos. Mataron a los guardias y mercaderes y yo fui atacado seriamente y me dejaron medio muerto en el desierto.
A los dos días desperté de mi inconsciencia, y sobreviví gracias al auxilio de unos pastores que   pasaban por el lugar llevando sus ovejas  de regreso al pueblo de Belén. Me llevaron con ellos  y me cuidaron, curaron  y alimentaron por tres días.
De regreso a Belén me aloje en la casa de uno de ellos llamado Elías. El se encargo de contactarse con el contador de mi patrón llamado Erasmo, quien solícitamente nos envió dinero  para cubrir todos nuestros gastos. Elías me cuido por  otros tres meses hasta que recobre mi salud y estuve en condiciones de regresar donde mi patrón que aun estaba en Jerusalén.
Elías actuó conmigo  mostrando mucha compasión, amor  y buena voluntad
Sin embargo,  les  dje algo muy curioso ocurrió durante mi estadía con Elías.  
Primeramente me rebelo que su nombre no era Elías, y que escogió ese nombre por temor a una eventual represalia de los que me habían asaltado, ya que sabia  o sospechaba quienes podrían ser. Los asaltantes. No sé porque pero seguimos tratándonos como si el  siguiera siendo Elías. Unos días antes de marcharme  lo recompense económicamente.
Y de repente empezó a contarme que el tenia unos parientes que eran de Belén pero que ahora por un tiempo  vivían en Nazaret. Y de repente pronunció sus nombres, diciendo que María, José que era carpintero, y el joven Jesús vivían aquí.
Luego de un tiempo, me anime a reanudar mis viajes que me permitan conocer otras culturas, y dado que me enriquecido por mis años de trabajo, y siendo algo viejo, he querido ser reciproco con Elías o como se llame, pero al no encontrarlo en su pueblo, decidí hacer algo bueno con algunos de sus familiares  que podrían estar necesitados.
Por eso es que cuando organice venir a estas zonas de Galilea, decidí hacer algo de bondad con ustedes en memoria y agradecimiento a Elías. Es por eso que llegado al pueblo le pregunte a Adiv  por José el carpintero. Y aquí me tienen muy contento de conocerlo a él y de estar ahora en la casa de ustedes. Termine diciéndoles, - No se sientan obligados a aceptar los presentes si aun tienen sus dudas.- Solo les pido me den alojamiento por unos meses es para poder tener contacto con la cultura de ustedes, y así podrán conocerme mejor.
Guardaron silencio antes de responder, el cual fue para mí una eternidad. Yo ya no quería salir de esa casa porque había conocido por fin al joven Jesús.  José rompió el silencio y hablo: -Hadid, como lo ves nosotros  una familia humilde y somos pobres. La verdad que recibir tantos presentes inesperados nos abruma y nos produce cierta incomodidad, porque algunos  de ellos nunca los hemos usado, y es más, creo que  varios  no los necesitamos. Sin embargo por venir ellos por un gesto de agradecimiento y reciprocidad, no nos queda sino agradecerte y aceptarlos de buena fe. Así mismo, será para nosotros un verdadero gusto tenerte por nuestro huésped el corto tiempo que dices disponer para tu viaje. Yo mire a Adid con una sonrisa de beneplácito, y respondí que  agradecía su hospitalidad  y  no  los defraudaría y  ahora sabia que  para mí se perfilaban tiempos de verdad importantes y  excitantes. (Contuve mi emoción de poder vivir con ellos unos meses). Esta narración continuara.
Con afecto,
Rubén                Ener0   2014


miércoles, 5 de febrero de 2014

Datos curiosos de ciertos personajes



Datos curiosos de ciertos personajes

1. La inesperada y misteriosa muerte de Mozart:
La sensacionalista hipótesis que se extendió inmediatamente tras la muerte de Mozart fue la del envenenamiento, la cual está totalmente descartada en la actualidad.

En sus últimos días, el compositor confesó a Constanze que estaba seguro de que lo habían envenenado (con acqua toffana). Además, tras la muerte del genio, se sospechó que Mozart podía haber sido asesinado por Salieri (quien acabó sus días en un hospital psiquiátrico, acusándose de la muerte de Mozart), cuya enemistad era conocida. También se pensó que pudo ser envenenado por alguno de sus compañeros de la logia masónica a la que Mozart pertenecía.

¿Fue el prolífico genio musical Wolfgang Amadeus Mozart víctima de una común enfermedad, o fue de hecho asesinado por su celoso colega, Antonio Salieri?

Por medio del análisis de comunicaciones y relatos personales de muchísimas fuentes parecería que Mozart y Salieri eran, en realidad, bastante amigables el uno con el otro. Sin embargo la historia de enemistad y del envenenamiento sigue presente.

A diferencia de estos magníficos músicos, el mito del asesinato de Mozart por su colega Antonio Salieri, simplemente, no morirá jamás.

2. El cerebro de Lenin:

El cerebro de Lenin fue extraído antes de embalsamar su cuerpo. Los gobernantes soviéticos contrataron a un conocido neuro-científico alemán, Oskar Vogt, para estudiar el cerebro de Lenin y localizar las células cerebrales responsables de su genio.

Con este propósito se creó el Instituto del Cerebro en Moscú. Vogt publicó un artículo sobre el cerebro en 1929 donde exponía que algunas neuronas piramidales en la tercera capa de la corteza cerebral de Lenin eran muy largas.

A pesar de ello, la conclusión de su relevancia en el genio de Lenin fue mal recibida.
El trabajo de Vogt fue considerado poco satisfactorio por los soviéticos. Posteriormente el equipo soviético continuó efectuando investigaciones, pero estos trabajos sobre el cerebro de Lenin ya no fueron publicados.



3. Leonardo da Vinci y el cuarto del baño del Rey:

El artista italiano Leonardo da Vinci (1452-1519), tardó 4 años en pintar la Gioconda o Mona Lisa, famosa obra que se encuentra en el museo del Louvre de París. La obra fue utilizada para decorar el cuarto de baño del rey Francisco I de Francia en cuya corte pasó Leonardo sus últimos tres años.

En el área de la ingeniería diseñó también complicadas máquinas para multitud de usos como por ejemplo para volar, objetivo que no consiguió.



4. Marco Polo y su familia de exploradores

En la familia Polo hubo otros exploradores además de Marco. Su padre Nicolás (o Niccolò en veneciano) y su tío Mateo (o Maffeo) eran prósperos mercaderes dedicados al comercio con el Oriente.

Ambos partieron hacia Asia en 1255 y alcanzaron China en 1266, llegando a Khanbaliq o Cambaluc (Pekín). Volvieron de China como enviados del Kublai Khan con una carta para el Papa en la que pedía que enviase a gente ilustrada que enseñase en su imperio, para informar a los mongoles sobre su forma de vida.



5.
 Antonio Vivaldi: el sacerdote pelirrojo:(1678-1741)
Compositor y violinista italiano, el más influyente de su época.
Nació el 4 de marzo de 1678 en Venecia, estudió con su padre Giovanni Battista Vivaldi, violinista en la catedral de San Marcos, y con Legrenzi. Se ordenó sacerdote en 1703, lollamaban il prete rosso (el cura pelirrojo), aunque debió abandonar los hábitos poco después por padecer una grave afección asmática o posiblemente problemas cardiacos. Vivaldi recibió el apodo de il prete rosso (el sacerdote pelirrojo) por el color de su cabello. De hecho, era una característica de su familia, y su padre ya era conocido con el sobrenombre de rosso.

En 1737 fue acusado de no decir misa siendo sacerdote, pero él se defendió alegando su asma; sin embargo, su enfermedad pulmonar no le restó capacidades a la hora de viajar por Europa.

En el funeral de Vivaldi, celebrado en la catedral de Viena, cantaron los niños del coro de la catedral, entre los que se encontraba el futuro compositor J. Haydn.



6. Carlos Linneo y perlas:

Como curiosidad, puede mencionarse que durante su viaje de 1732 en Laponia, Linneo quedó fascinado por las perlas del lago de Purkijaure y de regreso a Uppsala experimentó una técnica de cultivo de perlas a partir de fragmentos de yeso que introdujo en moluscos que depositó durante seis años en el río Fyris. Perfeccionó la técnica y vendió la idea en 1762, pero ésta fue olvidada hasta la relectura de sus manuscritos a comienzos del siglo XX en Londres.



7. Herman Hesse y las mujeres

Como muchos de sus personajes, Hesse tuvo a lo largo de su vida problemas con las mujeres.
 Su primer matrimonio con Maria Bernoulli, que le dio tres hijos, terminó trágicamente por los problemas mentales de su esposa. El segundo matrimonio aparentemente no pasó de ser una breve aventura con Ruth Wenger, terminando a los pocos meses. Finalmente se casó con Nion Dolbin en 1931 y se mantuvo a su lado durante el resto de su vida.




8. François Marie Arouet y su seudónimo Voltaire:

Existen varias hipótesis acerca del seudónimo Voltaire. Una versión muy aceptada dice que deriva del apelativo Petit Volontaire que usaban sus familiares para referirse a él de pequeño.
 No obstante, parece ser que la versión más verosímil es que Voltaire es el anagrama de «Arouet L(e) J(eune)» (‘Arouet, el joven’), utilizando las mayúsculas latinas.

También existen otras hipótesis, puede tratarse del nombre de un pequeño feudo que poseía su madre, se ha dicho que puede ser el sintagma verbal que significaba en francés antiguo que él voulait faire taire (‘deseaba hacer callar’, de ahí vol-taire), a causa de su pensamiento innovador, que pueden ser las sílabas de la palabra re-vol-tai (‘revoltoso’) en otro orden. En cualquier caso, es posible que la elección que el joven Arouet adopta, tras su detención en 1717, sea una combinación de más de una de estas hipótesis.