miércoles, 10 de julio de 2013

Salud: La nutrición y la salud 1



La nutrición  y la salud 1
Si podemos cambiar la manera que la gente come, podremos permitir que los  hijos conozcan sus padres un poco más”  (Neal Barnard)

Generalidades e historia:
Los seres humanos  omnívoros capaces de consumir productos tanto vegetales como animales  Hemos adoptado una serie de dietas que varían con las fuentes de alimentos disponibles en las regiones en donde habitamos  e igualmente con las normas culturales y religiosas, estas van de las vegetarianas hasta las carnívoras.
En algunos casos, las restricciones en la dieta  pueden conducir a un desorden nutricional, sin embargo, nos hemos adaptado a muchos patrones dietéticos  y  en a dieta  se refleja de forma destacada en la cultura humana, y  que ha llevado al desarrollo de la tecnología de los alimentos.
La dieta varió significativamente dependiendo de la ubicación y del clima, es así que la dieta en los trópicos tiende a basarse en mayor medida en los alimentos vegetales, mientras que la dieta en las latitudes altas tiende más hacia los productos de origen animal.
Dando un vistazo desde la antigüedad hasta 1900 podemos encontrar  que  el primer experimento de nutrición se encuentra registrado en el Libro de Daniel en la Biblia.
 Daniel y sus amigos fueron capturados por el rey de Babilonia durante la invasión de Israel. Seleccionados como servidores de la corte, debían consumir alimentos finos y vino destinados al rey Nabucodonosor  Pero  ellos se opusieron, prefiriendo legumbres y agua de acuerdo con sus restricciones dietéticas judías. El mayordomo del rey aceptó de mala gana hacer una prueba. Daniel y sus amigos recibieron su dieta durante 10 días y luego fueron comparados con los hombres del rey. Como parecieron más saludables, se les permitió continuar con su dieta.
Hipócrates es considerado el padre de la medicina. No podemos afirmar ciertamente que  fuera  una persona enfermiza  ya que ello no se consigna en la historia, pero si se sabe que vivió hasta los 107 años Nació en la Isla de Cos 460 años antes de Cristo. Libro a Atenas de una peste.
Su autoridad es reconocida por ilustres como Platón, Sócrates y Aristóteles, por poderosos reyes como Atrajeres y Alejandro, y por los más variados talentos que produjo el siglo de Pericles.
Su principal reforma consistió en cambiar el criterio vulgar en su tiempo de  atribuir a los dioses los fenómenos que se producen en el cuerpo humano, enseñando que los fenómenos biológicos están sometidos leyes naturales y permanentes. Afirmaba que  la naturaleza es la que cura y  de que no hay enfermedades  sino  solo enfermos.
Hacia 475 a. C., Anaxágoras declaró que la comida es absorbida por el cuerpo humano y por lo tanto contenía "homeomerías" (componentes de generación), lo que sugiere la existencia de nutrientes.
En el siglo XVI, el científico y el artista Leonardo da Vinci comparaba el metabolismo a una vela encendida.
 En 1747, el Dr. James Lind, médico de la marina británica, realizó el primer experimento científico de nutrición, descubriendo que el jugo de la lima evitaba que marineros con muchos años de navegación enfermaran de escorbuto, un trastorno hemorrágico mortal y doloroso.
 El descubrimiento fue ignorado durante cuarenta años, pero después de eso a los marineros británicos se les llegó a conocer como «limeros.» Lo esencial en el jugo de limón (la vitamina C) no sería identificado por los científicos sino hasta la década de 1930.
Alrededor de 1770, Antoine Lavoisier, el "Padre de la Nutrición y de la Química" descubrió los detalles del metabolismo, demostrando que la oxidación de los alimentos es la fuente de calor del cuerpo.
En 1790, George Fordyce reconoció la necesidad del calcio para la supervivencia de las aves de corral.
A principios de 1800, los elementos carbono, nitrógeno, hidrógeno y oxígeno fueron reconocidos como los principales componentes de los alimentos y se desarrollaron métodos para medir sus proporciones.
En 1816, François Magendie descubrió que cuando los perros son alimentados sólo con hidratos de carbono y grasas, su cuerpo pierde proteínas y fallecen en un par de semanas, en cambio, los perros alimentados además con proteínas sobreviven.  De esta manera identificó las proteínas como un componente esencial para la dieta.
En 1840, Justus Liebig descubrió la composición química de los hidratos de carbono (azúcares), grasas (ácidos grasos) y proteínas (aminoácidos.)
 En la década de 1860, Claude Bernard descubrió que la grasa del cuerpo puede ser sintetizada a partir de carbohidratos y proteínas, lo que muestra que la energía en la sangre glucosa se puede almacenar como grasa o como glucógeno.
En la década de 1880, Kanehiro Takaki observó que los marineros japoneses (cuya dieta consistió casi exclusivamente de arroz blanco) desarrollaban beriberi (o neuritis endémica, una enfermedad que causa problemas cardíacos y parálisis), pero los marineros británicos y  los oficiales de la marina japonesa  no lo hacían. La adición de diversos tipos de verduras y carnes a la dieta de los marinos japoneses previno la enfermedad.
En 1896, Baumann observó yodo en las glándulas tiroides.
En 1897, Christiaan Eijkman trabajó con los nativos de Java, que también sufrían de beriberi. Eijkman observó que los pollos alimentados con una dieta de arroz blanco desarrollaban los síntomas de beriberi, pero se mantenían saludables cuando se alimentaban con arroz integral, que incluye la capa externa del arroz. Eijkman curó a los indígenas al darles de comer arroz integral, descubriendo así que los alimentos pueden curar enfermedades. Más de dos décadas más tarde, los nutricionistas descubrieron que la cascara o exterior de arroz contiene vitamina B1, también conocida como tiamina.
Ya desde hace 2400 años, se conocía la relación entre la alimentación y la salud: Hipócrates decía que nuestra alimentación era nuestra medicina. Es bien sabido, que los factores alimentarios están asociados a enfermedades como la diabetes, la osteoporosis, el sobrepeso, la obesidad, la hipertensión, el infarto, la embolia, algunos tipos de cáncer y otras más.
La ingesta de demasiados ácidos grasos saturados y colesterol puede provocar aterosclerosis. En contrapartida, en el siglo XX se demostró el vínculo que hay entre las carencias alimentarias y las enfermedades graves. Estas diferentes formas de malnutrición siguen siendo, aún ahora, problemas de salud pública.

Revisemos algunos conceptos generales de la composición bioquímica de los componentes estructurales y funcionales de nuestro organismo, para después entrar de lleno al tema del presente artículo.
Los hidratos de carbono, las proteínas y  las grasas proporcionan el 90% del peso seco de la dieta y el 100% de su energía. Los tres proporcionan la energía (medida en calorías), pero la cantidad de energía por gramo es diferente: 4 calorías por gramo de carbohidratos o proteínas y 9 calorías por gramo de grasa. Estos nutrientes también se diferencian en la rapidez con la que se consume la energía. Los hidratos de carbono son los más rápidos, mientras que las grasas son los más lentos.
Carbohidratos, proteínas y grasas son digeridos en el intestino, donde se descomponen en sus unidades básicas: los hidratos de carbono en azúcares, las proteínas en aminoácidos, y grasas en ácidos grasos y glicerol. El cuerpo usa estas unidades básicas para construir las sustancias que necesita para el crecimiento, mantenimiento y la actividad (incluidos otros carbohidratos,
 proteínas y grasas).

 

Hidratos de carbono

Dependiendo del tamaño de la molécula, los hidratos de carbono pueden ser simples o complejos.

Hidratos de carbono simples: Azúcar de diversas formas, tales como la glucosa y la sacarosa , son hidratos de carbono simples. Son pequeñas moléculas, para que puedan ser desglosados y absorbidas por el cuerpo rápidamente y son la fuente más rápida de la energía aumentando rápidamente el nivel de glucosa en sangre (azúcar en la sangre).
Hidratos de carbono complejos: Los carbohidratos se componen de largas cadenas de hidratos de carbono simples. Se llaman hidratos de carbono complejos porque son más grandes que las moléculas de carbohidratos simples y deben ser desglosadas en hidratos de carbono simples antes de que puedan ser absorbidos. Por lo tanto, tienden a proporcionar energía para el cuerpo más lentamente que los carbohidratos simples, pero aún más rápidamente que las proteínas o las grasas. Debido a que se digieren más lentamente que los carbohidratos simples, tienen menos probabilidades de ser convertidos en grasa. También aumentan los niveles de azúcar en la sangre más lentamente y reducen los niveles de hidratos de carbono simples, pero durante un tiempo más largo. Los carbohidratos complejos incluyen almidón y fibra, que se obtienen del trigo en los productos tales como panes y pastas, en otros cereales como el centeno y maíz, frijoles y hortalizas de raíz como las patatas.
Los hidratos de carbono pueden ser refinados o sin refinar. Refinado significa que la comida ha de ser muy transformada. La fibra y el salvado los contienen, así como muchas vitaminas y los minerales. Así pues, el cuerpo procesa los carbohidratos rápidamente, y ofrecen poca nutrición a pesar de que contienen aproximadamente la misma cantidad de calorías. Los productos refinados suelen estar enriquecidos, es decir, las vitaminas y los minerales han sido añadidos para aumentar su valor nutricional. Una dieta alta en hidratos de carbono simple o refinado, tiende a incrementar el riesgo de obesidad y diabetes.
Al consumir más hidratos de carbono de los que necesitan en el momento, el cuerpo almacena algunos de estos hidratos de carbono dentro de las células (como el glucógeno) y convierte el resto de grasa. El glucógeno es un carbohidrato complejo que el cuerpo puede convertir fácil y rápidamente a la energía. El glucógeno se almacena en el hígado y los músculos. Los músculos usan el glucógeno para producir energía durante los períodos de ejercicio intenso. La cantidad de hidratos de carbono almacenado como glucógeno puede proporcionar casi un día de un valor de calorías. Algunos otros tejidos del cuerpo almacenar los hidratos de carbono complejos como los hidratos de carbono que no pueden ser usadas para proporcionar energía. La recomendación es que del 50% al 55% del total diario de calorías debe consistir en hidratos de carbono.

Proteínas

Las proteínas constan de unidades llamadas aminoácidos, enlazados en formaciones complejas. Debido a que las proteínas son moléculas complejas, el organismo tarda más tiempo para procesarlas. Como resultado de ello, es una fuente de energía de consumo más lento y de más larga duración que los hidratos de carbono.
Hay 23 tipos distintos de aminoácidos. El organismo sintetiza algunos de ellos de los componentes en el cuerpo, pero no puede sintetizar 9 de los aminoácidos llamados aminoácidos esenciales. Deben ser consumidos en la dieta. Todo el mundo necesita 8 de estos aminoácidos: isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina. Los niños también necesitan, además de los aminoácidos anteriores, histidina. El porcentaje de proteínas del cuerpo puede utilizar para sintetizar aminoácidos esenciales varía de proteína a proteína. El cuerpo puede utilizar por ejemplo el 100% de las proteínas del huevo y un alto porcentaje de las proteínas en la leche y carnes.
El cuerpo necesita proteínas para mantener y reemplazar los tejidos y para funcionar y crecer.
 Si el cuerpo está recibiendo suficientes calorías, no necesita utilizar las proteínas para obtener energía. Si se consume más proteína que se necesita, el cuerpo procesa las proteínas transformándolas en energía.
El cuerpo contiene grandes cantidades de proteínas. Las proteínas son el principal elemento en el cuerpo y el principal componente de la mayoría de las células. Por ejemplo, los músculos, tejido conectivo y la piel están todos construidos de proteínas.
Los adultos necesitan comer alrededor de 60 gramos de proteína por día (0,8 gramos por kilogramo de peso o de 10% a 15% del total de calorías). Los adultos que están tratando de aumentar la masa muscular necesitan una cantidad mayor de proteínas. Los niños también necesitan tomar una gran cantidad de alimentos ricos en proteínas para crecer.

Grasas


Las grasas son moléculas complejas compuestas de ácidos grasos y glicerol. El cuerpo necesita grasas para el crecimiento y para obtener energía. También las utiliza para sintetizar hormonas y otras sustancias necesarias para las actividades del organismo (como las prostaglandinas). Las grasas son la fuente de energía más lenta pero más eficiente, energéticamente hablando, que se puede encontrar en los alimentos.
Cada gramo de grasa en el cuerpo, suministra alrededor de 9 calorías, más del doble que el suministrado por proteínas o carbohidratos. Dado que las grasas son una forma eficiente de la energía, el cuerpo almacena el exceso de energía en forma de grasa. El cuerpo deposita el exceso de grasa en el abdomen (grasa omental) y bajo la piel (grasa subcutánea) a la espera de ser utilizada cuando se necesite más energía. El cuerpo también puede depositar el exceso de grasa en los vasos sanguíneos y en los órganos, por lo que puede bloquear el flujo de sangre a los órganos, a menudo causando graves trastornos.
Una correcta nutrición
“No es la ciencia, no son los antibióticos, no son las maquinas o nuevos equipos. Es el cuerpo y no las medicinas, este  el verdadero héroe.”  (Ronald Glasser)

Todos estamos expuestos a enfermedades. Pero no todos cuidan el organismo como debieran. La ignorancia  y el afán mercantilista de los responsables de la salud  son dos razones o motivos que obstaculizan la obtención de una buena salud. En el asunto  la ignorancia no estamos exentos nosotros mismos. En los tiempos actuales, estamos casi bombardeados por una masiva química industrial, que afecta la calidad de los recursos de la tierra, del aire que respiramos y el agua que bebemos. No se necesita ser muy agudo para considerar que lo que va en detrimento dada día es la calidad de la vida. Y el problema de esta situación ya se torna irreversible. Pero además  lo dramático de esta situación está en la gran capacidad que tenemos para “adaptarnos” estas nuevas formas de existencia. Y el resultado inevitable es el aumento de enfermedades como el cáncer y otras. Al final depende de cada individuo buscar y tener acceso a información adecuada para cuidar el organismo de la mejor manera que nos es posible. Y el médico pasa a ser uno más de las herramientas de ayuda, pero no laúnica.
De continuo nos preocupamos por la limpieza  de nuestro cuerpo, de la casa y el auto, pero descuidamos hacerlo con nuestro organismo, lo cual no tiene sentido.
Tuve acceso a la lectura de un estupendo libro escrito por Dave Frahm titulado “Batalla contra el Cáncer: Libro de recursos”. Este libro me “despertó” de mis  antiguos conocimientos en Biología  y hábitos actuales y hoy,  mi esposa y yo lo estamos poniendo en práctica.
Como comunicador social  he querido compartir con la gente algo de lo que enseña este libro para ejercitar una nutrición adecuada que ayude al organismo a prevenir y/o curarse de muchas enfermedades.
Dice el autor con mucha razón de que Dios diseño el cuerpo humano para ser capaz de auto protegerse y curarse. Tu cuerpo todo el tiempo se mueve hacia adelante protegiéndose y reparando ciertos daños. Si  te quiebras un hueso, el cuerpo inmediatamente cubrirá la zona afectada  con  más minerales para sanar lo dañado. Si está sometido al ataque de virus, el cuerpo envía su fuerza policial (glóbulos blancos) para arrestar y echar al intruso. Sin embargo en el cuerpo se presenta una situación verdaderamente comprobada, y de la cual muchas veces lo pasamos desapercibido, de que al menos se tiene varios miles de células cancerígenas flotando en el torrente sanguíneo. El lector de esta nota, yo mismo y mi vecino o amigo tienen células cancerígenas. De nuevo vemos el maravilloso diseño de muestreo organismo. Ya que esa fuerza que vaya al encuentro de los virus, esta también diseñada para poder destruir a las células mutantes, que llamamos cáncer.
 El cuerpo que habitamos es como una súper -mega ciudad de cien millones de trillones de individuos trabajando mancomunadamente en equipo manteniendo la ciudad celular funcionando perfectamente en orden.  Se encuentran billones trabajando en las infraestructuras de comunicaciones que mantienen a todas intercomunicadas con un control y centro en el cerebro. Otros millones trabajan en la purificación de los sistemas, plantas de producción y  almacenaje y muchos millones en los centros de aprendizaje.
Lo increíble es el eficiente trabajo y sin errores que mantienen con vida nuestro cuerpo.
Sin embargo muchos se preguntan  Si mi cuerpo es tan grandioso y maravilloso y se auto protege, entonces ¿Por qué estoy tan enfermo?
La verdad  fundamental es que muchas  de las enfermedades degenerativas como el cáncer, problemas del corazón y del sistema circulatorio, derrame cerebral, diabetes, artritis, fibromialgia, fatiga crónica, osteoporosis, y otros es porque  que nosotros los causamos, y mayormente por ignorancia.
Este artículo solo es una introducción de  como aprender a ayudar al cuerpo  a ganar una pelea contra cualquier enfermedad restableciendo un buen balance sinónimo de buena salud.
El autor inicia su explicación del tema con una historia comparativa acerca de que deberíamos aligerar nuestras cargas de toxinas: Dice que un hombre manejaba a través de unas montañas  y un día  parando el vehículo empezó a cargarlo con rocas, y eran tantas que su carro estaba muy bajo debido al peso, avanzo un poco y paro para recoger una roca mas, y de pronto se escucho un fuerte ruido, ya que la suspensión del auto se rompió. Luego la gasolina del tanque se rajo y en segundos se prendió fuego. Murió el chofer y el carro quedo reducido a cenizas.
¿Qué pudo hacer el hombre  para prevenir  la destrucción del auto y su muerte?
Esta es la fundamental pregunta que emerge entre la buena y mala salud; entre estar sano o enfermo. El sentido común indica que el hombre debió evitar cargar más rocas. .
 La relación que existe entre causa y efecto,  desato los problemas que experimento.
Otra cosa obvia es que para cumplir su tendencia de cargar cosas debió invertir dinero en preparar mejor la suspensión de su auto. Nuestro cuerpo es igual a ese auto. Todos nosotros  vamos a través de nuestra vida acumulando muchas “rocas”. Nuestras rocas  son las toxinas estresantes que le damos al organismo, y que el cuerpo no requiere para funcionar normalmente y mantenerse sano.
Lamentablemente a lo largo de nuestra vida la carga de toxinas llega a ser excesiva, y es en donde la caída de la salud ocurre. Nuestro organismo lucha intensamente y pone en acción su sistema defensivo, pero la buena salud está comprometida, debido al exceso de “rocas” con los cuales hemos cargado nuestro “carro”.
Esta serie de artículos continuara.
Con afecto,
Rubén            Julio  2013



No hay comentarios:

Publicar un comentario