domingo, 18 de noviembre de 2012

Narración: Egipto contra los hebreos 3



Narración: El conflicto de Egipto contra los hebreos:3


Serie: Mis viajes hacia  atrás
 
Cuando uno es foráneo por estas tierras no se puede apreciar fácilmente los cambios políticos que ocurren internamente. Como solo estuvimos un tiempo corto en Menfis recién cuando arribamos a Tebas, constatamos que  ella ya  sucedió Menfis  como capital, habiendo sido durante más de mil años la capital del Antiguo Egipto, residencia de faraones, ciudad sagrada y morada de los Sumos sacerdotes de su dios  Amón. Tebas, la antigua ciudad llamada Uaset "la ciudad del cetro ",  y  fue La magnificencia de la ciudad de Tebas que  fue cantada por Homero, que la llamó «la ciudad de las cien puertas» , en la ‘Ilíada’, su gran poema épico, ", por las innumerables puertas abiertas en sus murallas.
Ya empezaba a darme cuenta que en Egipto había una especie de pugna entre varias ciudades importantes por ser la capital del reino. Me parece que la burocratización del país motivaba este, movimiento. También observe por su historia que muchos faraones tenían la tendencia de nombrar capitales a los lugares donde habían nacido y  desarrollado militarmente o políticamente.
Ya estábamos en Tebas después de 15 horas de travesía por el Nilo. Pero con este nombre se conoce a dos ciudades diferentes: una que es griega y egipcia  la otra.
Tebas es una ciudad de Grecia, situada al norte de la cordillera de Citerón, que separa Beocia de Ática, y en el borde sur de la planicie de Beocia. Estaba situada a 48 Km. al noroeste de Atenas. Y es la ciudad más grande de esa región. En cambio el nombre  la ciudad  es  Uaset.
 Su situación geográfica contribuyó grandemente a la importancia histórica de la ciudad por estar situada   a ambos lados del rio Nilo cerca de Nubia y del desierto oriental.



Quede absorto de la belleza de esta gran ciudad, y es por eso que no quería dejar de conocerla. Pero además me motivaba mucho el saber que las ciudades de Menfis y Tebas eran nombradas sucesivamente en la Biblia, la cual para mí  considero como una fuente histórica my importante.  Posteriormente te hare conocer que  es lo que ella  dice sobre estas dos ciudades.
La ciudad de Tebas  está desarrollada a lo largo de  un terreno plano de unos dos kilómetros de longitud que une los templos de Karnak, al norte de la ciudad, y de Luxor al sur.
La fama de la ciudad es  tal que a ella acuden gentes de todos los lugares en busca de comercio, y llegan mercancías desde el Golfo Pérsico y el Mar Rojo a través de la ruta de Koptos,  en África, siguiendo el curso del río Nilo; y por las rutas del desierto y de los Oasis, caravanas provenientes del Sahara. De ella decía Homero que acumulaba una riqueza tan  grande sólo superada por los granos de arena de sus alrededores. Tebas es  una ciudad dinámica, con barrios artesanales, un activo puerto fluvial y un mercado para abastecer diariamente a la población. En la orilla oriental del Nilo, por donde sale el sol, los faraones construían sus templos de vida, y los monumentos funerarios, en el margen oeste, por donde se pone. Mientras nos paseábamos conociendo la ciudad presenciamos  la celebración de la fiesta de Opet,  en la cual la ciudad entera sale a ver la procesión de sus dioses  que lleva a Amón, junto a Mut y Jonsu, en sus barcas sagradas desde el templo de Karnak hasta el de Luxor.  Sin embargo me di cuenta  que el pueblo jugaba un papel muy secundario en el culto. No podían ver directamente a las estatuas de los dioses y solamente podían disfrutar de su presencia en procesiones y fiestas.

 Aun es el  centro  religioso del antiguo Egipto, pero la transición ordenada por Ramsés  años atrás ya está en operación. Como ya lo dije anteriormente la mayoría de la población egipcia era campesina y vivía en pequeñas aldeas cerca de los márgenes del Nilo. Las viviendas eran muy sencillas y se construían primero con cañas y barro y más adelante con adobe secado al sol. Las casas tenían un solo piso y el techo era plano. El mobiliario era escaso. Las grandes ciudades eran escasas y su función principal era ser lugar de residencia del faraón y de los nobles como el caso de Menfis y Tebas. El palacio del faraón destacaba entre todos los edificios y a su alrededor se distribuían las residencias de los ricos  los poderosos. Estas edificaciones en la ciudad de Tebas son  mucho más solidas porque se usa estructuras de madera con paredes de piedra pulidas  y  cimientos  también de piedra, Las casas estaban adornadas de acuerdo al estatus social. Pero de preferencia  estaban construidas con un mismo  tomo o color de piedra con techos de madera y piedra. En el interior  el mobiliario es muy fimo y traído de cualquier parte de Asia. Las calles de la ciudad eran relativamente anchas, con la estupenda vista del Nilo cruzando la ciudad, con hermosas palmeras y otras variedades situados a lo largo del cauce del rio. Frente a la ciudad se puede observar una fila de pequeños cerros que la rodean. Si se camina por sus calles se puede a preciar las estatuas de ciertos faraones, templos de oración asi como  piletas de piedra en especies de jardines que eran regados utilizando acequias que traían agua del Nilo
Las esfinges fueron una de las representaciones escultóricas de los egipcios. Con cuerpo de león y cabeza humana, eran símbolo de la realeza y su cabeza solía ser la del faraón reinante, aunque también representaban a los dioses, en este caso con cabezas de animales. Se colocaron en diversos lugares, pero sobre todo flanqueando las avenidas a los templos.

.En general la ciudad parecía estar enclavada en una especie de oasis, porque todo era verde por la variedad de vegetación. El mercado de la ciudad  ubicado en el centro de la ciudad ofrecía gran variedad de alimentos. En cambio el puerto se encontraba  no muy retirado en una parte del Nilo donde se tenían todas las facilidades para el transporte de carga y de pasajeros.
Observe que como al  faraón le pertenecía todo el imperio, tenía muy bien organizado la cobranza de los tributos que todos los habitantes   debían de pagar por usar los servicios públicos También tenían unas especies de postas médicas, donde la gente podía acudir por ayuda médica. Como los egipcios se habían especializado en los procesos de momificación de sus muertos, tenían algo de conocimiento para la preservación de los tejidos humanos, por lo que sabían algo de  principios básicos de medicina y además  del uso de hierbas medicinales.
Efraín se había contactado con un escriba egipcio llamado Nefertiti, quien era de origen hebreo y su nombre también era Nahúm.  El tenía interés de conocerme al enterarse que yo venía de Rodas solo por motivos culturales con el propósito de hacer conocer en Grecia la magnificencia de este gran imperio. El nos invito a conocer uno de los templos de la ciudad debido a la gran amistad que tenia con el sacerdote encargado del cuidado del templo. Nos invito primero al templo y después fuimos a cenar a su casa. Efraín nos llevo al templo donde Neferitti nos esperaba en la puerta principal.
Los dioses habitaban en los templos que los faraones habían construido para ellos. Los sacerdotes se encargaban de su cuidado y sólo los faraones tenían acceso a ellos.
En el interior se accedía a un patio abierto rodeado de esfinges labradas en piedras de colores  y seguidamente a una sala ricamente amoblada.  Finalmente se llegaba al santuario, donde, en una atmósfera de penumbra, se guardaba la estatua del dios. El pueblo sólo podía acceder al patio, los funcionarios y nobles hasta la sala y sólo el faraón y los sacerdotes, al santuario.
Actualmente se adora al dios Ptah que aparece bajo la forma de un buey, y a Ra, dios del Sol.
Después de quedar exhortos de ver tanto misticismo,  lujo y paganismo, nos dirigimos a su casa donde nos ofreció una esplendida cena. Después de haber sostenido una interesante  conversación a manera  de sobremesa, Nefifirriti, a quien se le podía considerar cono una persona muy bien instruida, nos conto una última historia, a manera de postre y despedida
El empezó así: Entonces  aquí sucedió algo inesperado. Como un vendaval irrum­pían del este pueblos extraños, Venían de alguna comarca de Asia, eran guerreros armados con arco y flecha, montaban a caballo y llegaron con carros, y con sus familias y utensilios domésticos. Tomaron por sorpresa los dos fuertes fronterizos egipcios e inva­dieron el país. Eran hombres audaces y veloces como el rayo. Mataron a los hombres, violaron a las mujeres, incendiaron templos y palacios, robaron y saquearon, inundaron todo Egipto, y se convirtieron en gobernantes del milenario reino del Nilo. Eran los hicsos, los "señores de tierras extrañas".

Si bien su dominio comenzó con una terrible masacre, trajeron al país un valioso regalo: el caballo, desconocido en Egipto hasta ese momento. Los animales de trabajo, de silla y de carga eran el asno y el camello. El caballo conquistó rápidamente el corazón de los hombres de Asia Menor. El noble padrillo es un orgullo del árabe hasta nuestros días y en Arabia nunca se utilizó el caballo como animal de trabajo.

Los hicsos los usaban para mover sus carros de combate, guarnecidos de metal, Ellos determinaron muchas veces  el desenlace de la guerra.
Los hicsos usurparon el trono de los faraones y dominaron desde allí no sólo a Egipto, sino también a parte de Canaán hasta la Mesopotamia y de este modo prestaron otro servicio a Egipto. Durante un lapso que abarcó casi 1500 años, los egipcios vivieron en un orgulloso aislamiento, en una suerte de espléndida soledad, como si se hallaran detrás de una cortina de hierro. Esta cortina se rompió, y el país quedó abierto y comenzó un activo intercambio cultural con otros países civilizados del Éufrates y del Tigris.

Al cabo de 150 largos años terminó el dominio de los hicsos. Un príncipe territorial del alto Egipto los expulsó del país y devolvió Egipto a los egipcios. A partir de este momento comenzó un nuevo período de florecimiento, que culminó bajo Ramsés I quien murió súbitamente por lo que ascendió al poder nuestro actual monarca Ramsés II.

Egipto, que había sido un Estado de funcionarios, se convertía paulatinamente en un Estado militar que iba a la guerra, realizaba conquistas y extendía su dominio hacia el Este. Aunque parezca extraño, con el poder de los guerreros aumentó simultáneamente el poder de los sacerdotes. El Estado militar se convirtió en un Estado de sacerdotes: el Faraón Smedes, es un antiguo sacerdote del dios del Sol Ra.
Terminada la esplendida reunión  Nefiritti  nos acompaño a la puerta para despedirnos y yo le reitere mi promesa de hacer conocer todo lo escuchado a mi regreso a casa.
Luego organizamos nuestra visita a los templos de Luxor y Karmak en la ribera oriental del Nilo. El templo de Luxor, situado en el corazón de la antigua Tebas, fue construido esencialmente bajo las dinastías XVIII y XIX egipcias. Estaba consagrado al dios Amón bajo sus dos aspectos de Amón-Ra.  El templo fue descuidado, incluso maltratado durante el reino del faraón «herético» Akenatón. Los trabajos recomenzaron bajo Tutankamón y Ay, quienes acabaron la decoración de los muros de la columna  procesional, añadiendo especialmente la inscripción  las escenas de la Fiesta de Opet. Resalta la gran columna de Amenofisis III
Ramsés II, el otro gran constructor en Tebas, añadió el pilono, cuya plaza estaba adornada con seis colosos del propio  Ramsés II, cuatro de pie y dos sentados, todos con su nombre, además de dos obeliscos, y un segundo patio con pórticos.
El templo de Luxor es el complemento meridional del gran templo de Amón en Karnak, en la medida en que estaba dedicado a la tría religiosa de Tebas pero, sobre todo, al Ka progenitora del dios dinástico representado bajo el aspecto de Amón-Min.
Situados a poco más de dos kilómetros el uno del otro, los dos templos estaban unidos por un dromos bordeado de setecientas esfinges con cabeza de carnero  y de estaciones o capillas donde se paraban las barcas de la tríada tebana en la gran Fiesta  ceremonial de Opet fue adornada con esfinges de cara humana (androesfinges) del lado del templo de Luxor. El dromos constituía la articulación principal de la ciudad que la atravesaba de norte a sur, dividiéndola en un barrio occidental que bordeaba el Nilo dónde se encontraba el puerto, los barrios populares y el de los artesanos, y un barrio oriental probablemente más residencial que se extendía entre los grandes templos y contenía numerosos santuarios repartidos a lo largo de las grandes avenidas adoquinadas que cuadriculaban la ciudad.
La ceremonia estaba encabezada por el faraón, que presidía también el ciclo de renovación eterno simbolizado por la llegada de la crecida del Nilo. El nombre de  Dromos, es  también un nombre dado para una avenida procesional, generalmente flanqueada de esfinges,  prolongando, hacia el exterior, el eje ritual de un templo para vincularlo a otro templo o a un embarcadero del Nilo .




 Destacaban también los obeliscos que es  un monumento pétreo con forma de pilar, de secciones cuadradas, con cuatro caras trapezoidales iguales, ligeramente convergentes, rematado superiormente en una pequeña pirámide denominada pirandón. Generalmente se erigían sobre una base de piedra prismática. Los antiguos obeliscos se tallaron de un solo bloque de piedra (monolitos). El primero del que se tiene noticia se data en la época de Userkaf, faraón de la dinastía V de Egipto (c. 2500 a. C.). Se desconoce cómo eran erigidos estos fantásticos monumentos, pues no hay ninguna documentación egipcia describiendo el método empleado.
Regresamos a la ciudad de Tebas con mis acompañantes de viaje para prepararnos a regresar por el Nilo con dirección a esa  ciudad.
Ya faltaban pocas horas para llegar nuestro destino, y en mi mesa de trabajo en mi camarote revise mis notas  de viaje que decían que Durante la decimonovena dinastía de Egipto, Avaris recobró su gloria pasada cuando el faraón Ramsés II fundó su nueva capital en el antiguo lugar. La ciudad se llamó Pi-Ramsés Aa-najtu que significa "la Casa/Dominio de Ramsés, Grande en victorias".
La decisión de transferir su gobierno y residencia desde Tebas al extremo norte puede haber sido motivado por razones geopolíticas. Los estados vasallos orientales de los egipcios quedan situados mucho más cerca así como la frontera del imperio con la hostil Palestina. Los diplomáticos y la información llegarían más rápidamente al faraón. El cuerpo principal del ejército fue acuartelado también en la ciudad y podría ser movilizado velozmente.
La ciudad se construyó sobre las ruinas de un poblado del que había sido tomado por los hicsos. Después de esta captura, los hicsos fortificaron adecuadamente la ciudad y gobernaron el país utilizando tecnología nunca antes vista por los antiguos egipcios, concretamente: el arco compuesto, la armadura de escamas, las dagas y espadas curvas de bronce, la utilización del caballo y los carros de guerra al final de su reinado. El asentamiento cubría un área de cerca de dos kilómetros cuadrados.
Ahmose fundador de la decimoctava dinastía, capturó Avaris poco antes de que los hicsos fueran expulsados definitivamente de Egipto. Durante su reinado erigió un palacio, construido en parte con ladrillos de la ciudadela de los hicsos, que parece haber sido usado como residencia real. El área del palacio se utilizó hasta el reinado de Amenhotep III y posiblemente hasta la época de Ramsés II. La ciudad parece que fue abandonada después la expulsión de los hicsos, aunque pudo haber sido repoblada durante la decimonovena dinastía y, en ese momento, debió haber tomado el nombre de Pi-Ramsés .Ella  prosperó durante un siglo y se escribieron poemas a cerca de su esplendor, diciéndose que llegó a tener 300.000 habitantes. La ciudad de Ramsés es mencionada en la Biblia cinco veces.
Te repito que la Biblia como documento histórico también es sumamente  importante y nos ayuda a esclarecer mejor las incógnitas del pasado. Es así  que la información que ofrece  desde 1 de Samuel hasta 2 de Crónicas  nos  cuenta la historia de Israel cubriendo cerca de 5 siglos de la historia de la humanidad de ese tiempo. Asumo que a ti también te agrada la historia como materia clave del conocimiento. Yo  solo  pretendo narrar en  mis viajes para atrás,  todos los sucesos que transcurrieron  en dichos lugares. Por lo que si la Biblia de alguna manera los nombra, yo no dejare tampoco de hacerlo porque es una fuente histórica que nunca ha podido ser desmentida. Muchos podrán dudar de su mensaje espiritual y de fe, lo cual es otro asunto  el cual no desarrollo en estas narraciones.
Entonces,  debemos tener en cuenta que fueron los griegos los que inventaron la Historia.
En efecto, el genio griego, que fue capaz de crear la Filosofía, fue también el creador de algo tan útil y, al mismo  tiempo    tan apasionante como es  la Historia.
Pero,  ¿por qué los griegos llamaron historia  a  la «Historia»? Pues sencillamente porque esta palabra era lo que más se acercaba a esa nueva realidad que acababan de crear.  En efecto, el término griego histor  que significa testigo y puede traducirse también como el que ve  fue utilizado para definir esa nueva realidad llamada historia.
Heródoto de Halicarnaso, al que Cicerón calificó como  el padre de la Historia, consideraba  que la Historia debía ser entendida como «indagación, Y averiguación» sobre los hechos del pasado. En síntesis, la Historia debe su nombre al Concepto que utilizaban los griegos para denominar a la persona que ve algo,  al  testigo. Así pues, la Historia venía a ser para los antiguos griegos el testigo de los antiguos  acontecimientos humanos. Y por eso me agrada leer lo que la Biblia declara sobre las actividades de los hombres, porque están escritas  por personas en calidad de testigos oculares. Como te dije anteriormente, considero ahora necesario hacerte conocer cuál fue el final histórico de las ciudades de Menfis y de Tebas, para así poder tener un conocimiento de su iniciación, grandeza y decaimiento, lo cual acompaña a toda civilización.
El Dios de la Biblia utilizo a sus profetas para que trasmitiesen su voluntad acerca del futuro a su pueblo, y este es el caso del profeta Ezequiel. Parece haber pocos países más encantadores y fascinantes como  el Antiguo Egipto. Ezequiel profetizo   respecto de muchas ciudades de este país, pero solo me limitare a Menfis y Tebas que he visitado y  de de quienes el profeta declara por los años592-570 AC lo siguiente:
Así ha dicho Jehová el Señor: Destruiré también las imágenes, y destruiré los ídolos de Menfis; y no habrá más príncipe de la tierra de Egipto, y en la tierra de Egipto pondré temor.
14 Asolaré a Patros, y pondré fuego a Zoán, y haré juicios en Tebas.
15 Y derramaré mi ira sobre Sin, fortaleza de Egipto, y exterminaré a la multitud de Tebas.
16 Y pondré fuego a Egipto; Sin tendrá gran dolor, y Tebas será destrozada, y Menfis tendrá continuas angustias.     Ezequiel 30:13-16
Se sabe que Menfis fue fundada por Menes y que allí se establecieron las primeras reglas para la adoración de los dioses y el servicio de los templos y es verdad de que  fue considerada una ciudad con profunda veneración. Podemos ver el alto valor que se le concedió a los ídolos e imágenes  desde  la temprana historia de Menfis. Ella como capital del Egipto Medio de su tiempo fue plaza fuerte de los ídolos. Y aunque no existe ningún registro de que el rey Nabucodonosor de Babilonia los hubiera destruido, sabemos  por Herodoto que Cambieses tomo a Pelusio, la llave de entrada a Egipto, colocando delante de su ejército perros, gatos y todo cuanto era considerado sagrado en Egipto; de modo que los egipcios no usaran sus armas contra ellos. Destruyo a Apis el buey sagrado, y quemo a otros ídolos de Egipto. Él estudioso Urquuart fija la invasión en el año 525 A.C, después de que había sido pronunciada la profecía.
Esto de su de su ocupación y posterior destrucción no tiene nada de extraño dentro del contexto bíblico de las profecías, porque Jehová (otro nombre de Dios) se opone  drásticamente a la idolatría. Al examinar a Menfis en la proximidad del tiempo de Cristo y considerar las profecías en su contra, ellas aparecían como imposibles de cumlirseEl historiador Estrabon vio a Menfis como la segunda ciudad después de Alejandría en cuanto a su extensión. Sin embargo con la fundación de El Cairo, en las cercanías, Menfis comenzó a declinar alrededor del siglo séptimo DC. Partes de Menfis comenzaron a ser removidas y trasplantadas, aun cuando parecía que la ciudad nunca desaparecería por completo. Un viajero del siglo trece, llamado Abdul-Latiff, declaro que una considerable porción de Menfis aun quedaba para ser apreciada porque todavía estaban de pie una colección de obras maravillosas. Pero es de sorprender que quede tan poco de una ciudad que fue tan majestuosa. Y mucho de lo que queda, escasamente vale la pena mirarlo, siendo lo que queda tan poco que puede hacerse fácilmente una lista de todo aquello.
Cuesta creer que allí haya florecido alguna vez una gran ciudad de la antigüedad.
La historia de Tebas fue diferente, porque los juicios contra Tebas fueron tan fuertes, que los historiadores, sin darse cuenta, han presentado los cumplimientos de las profecías que se dieron en su contra. Dos grandes “golpes de martillo” habían de aplastar a Tebas contra el suelo, ninguno de los cuales ocurrió antes de la predicción. Ezequiel vivió durante el reinado de Nabucodonosor, y 113 años después de que este rey había desaparecido y los persas eran el imperio dominante, Cambieses (525 A.C) invadió Egipto y golpeo a la indefensa Tebas de tal modo que le provoco tanto daño como era capaz  de hacerlo alguien que odiaba en demasía.
Quemo los templos y procuro destruir las colosales estatuas. Tebas se recupero rápidamente de esta  tragedia, pero quedo muy mal herida de la que jamás se libraría. Pero después ocurrió la caída del segundo golpe en el siglo anterior a Cristo pero aun así ella  permaneció  entre las ciudades importantes de la zona en lo que a finanzas se refiere.
Sin embargo, alrededor del año 89 A.C. la ciudad fue sitiada por tres largos años Y luego de esto Tebas finalmente cayó en un eterno olvido porque después del sitio fue completamente arrasada, cumpliéndose de de este modo la profecía de Ezequiel 30:13-16
Su multitud de habitantes fue virtualmente arrasada y nunca más se recupero.
Diodoro de  Siculo alrededor de 50 AC quien vio arruinada a Tebas y la  admiro  a causa de la significación religiosa aun en esta condición; vio la grandeza y gracia de ella: Su circunferencia había sido de 2,800 kilómetros  de murallas  de 7 metros de espesor por 20 metros de altura y sus riquezas  eran el producto de la manufactura de arte de muchas monarquías anteriores.
Existen registros de que Estrabon visito la ciudad en el año 25 AC quien declaro que la ciudad estaba dividida en múltiples villorrios, forma en la cual permanece en tiempos modernos, dividida y desunida.
Parece increíble y fenomenal  observar que la profecía estipulara aun la condición en la que había de permanecer por siempre.
Para contrastar las dos ciudades  debemos recordar: Tebas seria dividida y la gente exterminada. Menfis vería sus ídolos destruidos, lo que significa también virtualmente exterminada.
Ahora si comparamos a Menfis con Tebas, en donde en donde todavía quedan ídolos en gran cantidad, y en donde todavía se ven  las imágenes en los muros de los templos; la maravilla de la profecía cumplida resulta todavía más sorprendente.
¿Cómo sucedió que las profecías respecto de las dos ciudades no se cambiaron?
¿Cómo sucedió que entre todas las ciudades arruinadas en Egipto, Menfis fue seleccionada para el peculiar destino de que sus ídolos fuesen destruidos?
La profecía concerniente a la ausencia de un príncipe natural de Egipto ha sido cumplida por completo. Obviamente, la predicción no pretende que habrá anarquía por siempre, sino que el gobierno seria encabezado por extranjeros. Los persas tomaron a Egipto el año 525 AC permaneciendo en este país como una provincia rebelde durante 170 años.
En el año 350 AC Ochus finalmente aplasto Egipto, y desde entonces en adelante han sido extranjeros los que han  controlado el gobierno. Los gobernantes han sucedido unos a otros, pero el dirigente nunca ha sido nativo.
Mis planes de viaje habían variado porque había dejado de visitar otras provincias de Egipto dado que  no veía la hora de llegar a esta ciudad clave de mi narración y poder ser testigo de la gran confrontación entre Moisés y el faraón Ramsés,  que Mis acompañantes y todos los hebreos cautivos en Egipto no esperaban que  esto pudiera ocurrir. Te lo contare más adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario