miércoles, 14 de mayo de 2014

Medicina: Mamogramas 1



Algo respecto de las mamografías: Cáncer al seno
Experiencias a manera de alerta o consejo
Recibimos la noticia que mi esposa sufría de cáncer al seno después de solo 10meses que ella lo detecta por sí misma. Hacia solo 11  meses que el médico había ordenado un mamograma por motivo de unas dolencias en la zona de sus seno derecho. Después de la auscultación; el médico diagnostica la molestia como un dolor muscular intercostal. Luego llegan los resultados negativos del mamograma, los cuales nos dieron una falsa esperanza.
Afrontamos esta crítica enfermedad completamente desinformados, desilusionados con fastidio, de la incompetencia médica de continuar confiando en las técnicas de la mamografía, como una de las medidas preventivas pese a sus deficiencias. En estas notas deseo alertar a los lectores a evitar el error cometido por nosotros. Ahora se brinda algo de información general, a fin de estimularte a indagar más  acerca de estos aspectos médicos en beneficio de un mejor prevención del cáncer al seno.
Generalidades
Las mamas o senos se componen de grasa, tejido conectivo y glandular.
 En este tejido se  encuentran las glándulas productoras de leche de las que nacen unos 15 ó 20 conductos mamarios, para transportar la leche hasta el pezón, rodeado por la areola. Estos lobulillos y conductos se encuentran en el estroma, un tejido adiposo, en el que también están los vasos sanguíneos y linfáticos. Los tejidos mamarios están conectados, además, con un grupo de ganglios linfáticos, localizados en la axila. Estos ganglios son claves para el diagnóstico del cáncer de mama, puesto que las células cancerosas se extienden a otras zonas del organismo a través del sistema linfático. Cuando se habla de ganglio centinela se alude, precisamente, al ganglio más cercano al lugar donde se localiza el cáncer.
l cáncer de mama afecta a una de cada ocho mujeres durante sus vidas. El cáncer de mama mata más mujeres en los Estados Unidos que ningún otro cáncer, excepto el cáncer de pulmón. Nadie sabe por qué algunas mujeres desarrollan cáncer de mama, pero existen algunos factores de riesgo. Los factores que no se pueden modificar incluyen:
  • Edad: las probabilidades de tener un cáncer de mama aumentan a medida que una mujer envejece
  • Genes: existen dos genes, BRCA1 y BRCA2, que aumentan el riesgo en gran medida. Las mujeres que tienen antecedentes familiares de cáncer de mama o de ovario deben realizarse pruebas periódicas
  • Factores personales: primera menstruación antes de los 12 años o menopausia después de los 55
Otros factores de riesgo incluyen sobrepeso, terapias de reemplazo hormonal (también llamada terapia hormonal para la menopausia), uso de pastillas anticonceptivas, consumo de alcohol, no tener hijos o tener el primer hijo después de los 35 años, o tener mamas densas.
Los síntomas del cáncer de mama pueden incluir la presencia de una masa en la mama, un cambio de tamaño o forma de la mama, o secreciones por el pezón. El autoexamen y la mamografía pueden ayudar a diagnosticar el cáncer de mama precozmente, cuando es más tratable. El tratamiento puede consistir en radiación, lumpectomía, mastectomía, quimioterapia y terapia hormonal
Las mamografías empezaron a realizarse a principios de los años 60 y rápidamente se convirtieron en lo que hoy en día son el principal método de detección precoz del cáncer de la mama.
Antes de las mamografías, el cáncer del seno era descubierto invariablemente por la propia mujer o su médico; entonces ya era una masa tumoral grande que había crecido sin ser notada durante varios meses o años.
La mamografía cambió todo, los tumores empezaron a descubrirse cada vez más pequeños y por tanto la posibilidad de controlar el cáncer de mama se fue haciendo cada vez mayor.
Los estudios pioneros que compararon el destino de las mujeres a quienes se les encontraba un tumor tras practicarles la mamografía, con el de aquellas a quienes sus médicos les encontraban un tumor —más grande por no habérsela hecho— demostraban claramente que el riesgo de morir por el cáncer del seno era hasta 30% menor en las primeras.
Posteriormente, otros estudios alrededor del mundo llegaron a las mismas conclusiones, por lo que la mamografía se convirtió en el examen más importante en la detección del cáncer de la mama.
Pero  ahora en los últimos años se están encontrando algunas limitaciones en el uso de las mamografías, entre ellas que  no ha permitido descubrir cambios tan tempranos en los senos, como el carcinoma ductal in situ por ejemplo o DCIS por sus siglas en inglés (ductal carcinoma in situ) del que se duda incluso que sea un verdadero cáncer.
Lo que sucede es que al avanzar la tecnología de la imagen de una mamografía, el detalle se ha vuelto más fino y pueden encontrarse cambios tan tempranos en los tejidos, que al hacer una biopsia, se encuentran lesiones nunca antes vistas; es como si estuviéramos frente a la frontera entre lo que es cáncer y lo que no es.
Desafortunadamente, la mamografía  no detecta el cáncer en ciertos casos
En 40% de las mujeres la mamografía no puede detectar el cáncer de seno

Durante años hemos aprendido a  confiar en esta prueba para detectar el cáncer de mama.
 A partir de los 40 años de edad,  las mujeres empiezan a hacerse la mamografía una vez al año, y si los resultados son negativos, se quedan tranquilas. Sin embargo, la última controversia acerca de la mamografía nos revela que esta prueba no siempre es eficiente para detectar el cáncer.
A menudo una mamografía no puede detectar el cáncer en las mujeres que tienen un tejido mamario denso. El tejido denso de un seno aparece como una mancha blanca en una mamografía. Los tumores cancerosos se pueden esconder destrás de estas manchas blancas y pasar desapercibidos.
Esto es un problema serio que afecta a casi todas las mujeres. De acuerdo a las estadísticas, dos terceras partes de las mujeres antes de la menopausia y una cuarta parte de las mujeres después de la menopausia tienen un tejido mamario denso. Una mujer que tiene un tejido denso en sus senos corre más riesgos, de 4 a 6 veces mayor, de contraer cáncer de mama.
Esto quiere decir que muchas mujeres pueden tener cáncer de mama, y no saberlo, a pesar de que se hagan una mamografía todos los años. ¿Cuál es la alternativa para estas mujeres?
He ahí la controversia, tal y como lo revela un artículo publicado en el Wall Street Journal.
Las mujeres que tienen tejido mamario denso necesitan hacerse otras pruebas, como la prueba de ultrasonido o un MRI (por sus siglas en inglés), para detectar si tienen cáncer.
El problema es que estas pruebas todavía no se recomiendan como pruebas de rutina.
En la mayoría de los estados en Estados Unidos los radiólogos y los médicos no están obligados a informar a una mujer que su tejido mamario es muy denso y que una mamografía le puede dar un resultado falso.
Solamente en cuatro estados—Connecticut, Nueva York, Texas y Virginia—los radiólogos están obligados por ley a dar esta información.
Muchos expertos y activistas piensan que ya existe suficiente evidencia acerca de la ineficiencia de la mamografía en casos de tejido mamario denso, y que otras pruebas se deben  ser aprobadas  como pruebas de rutina.  Sin embargo, algunas autoridades gubernamentales, los seguros médicos y  el Colegio Americano  Radiología   consideran que todavía no existe suficiente evidencia para hacer este cambio. Piensan que los costos serían demasiado altos.
Realmente no podemos esperar a que los expertos y las autoridades se pongan de acuerdo para cuidar de la salud de millones de mujeres.  Lo primero que  se debe de  hacer es averiguar si  se tiene un tejido en los senos muy denso. Esta información aparece en la mamografía. Debemos preguntarle  al médico.
Si descubrimos que tenemos un tejido muy denso en los senos, entonces  se  debe de de consultar  y hablar sobre la posibilidad de que se  hagan otras pruebas. En fin, se tiene  que ser autos responsables y  no dejar nuestra salud en las manos de los médicos y las autoridades  sin pensar adecuadamente buscando otras opiniones médicas.
¿Te haces la mamografía anualmente? ¿Estás pendiente de sus resultados?
Ten mucho cuidado, porque estamos insertos en una sociedad de consumo, donde las investigaciones científicas, ya no solo salen de las universidades y hospitales; sino que ahora los laboratorios de las Compañías  farmacéuticas, controlan lo que los médicos tienen que prescribir a sus pacientes. Hay mucho de bueno para mejorar la salud, en el campo del cáncer.
Desafortunadamente, esta también la parte negativa, que por los requerimientos de obtener más ganancias, parece que algunas de las compañías farmacéuticas, como que están más interesadas en que compres sus productos, que en sanarte.
Además, en lo relacionado con la curación del cáncer existe por parte de la medicina convencional un desprecio de la medicina natural, que defiende y recomienda cambios de vida y de una alimentación integral, de armonía con el funcionamiento fisiológico de cada individuo.
Con Afecto,
Rubén






No hay comentarios:

Publicar un comentario